viernes, 30 de diciembre de 2011

Se desvanece tu mirada

Tu rostro se desvanece lentamente
En el tejado caliente como figura difusa
Ondea mis labios que quieren besarte
Olvido tras olvido arrastra la primavera
Y una lágrima acusa el silencio
De los dioses
Que extrañan tu presencia
La oscuridad aparece cruelmente en la lontananza
No hay noticia en el periódico
de ayer
Que traiga nuevas
He de aterrarme  de saber
Que no veré tus ojos
¡Acúsame señor¡
Ante el espanto
De una pagina en el diario
De saber que ya no existes

2 comentarios:

  1. maravilloso poema, medular, potente, con esa sustancia que estremece...

    felicitaciones, Ro

    ResponderEliminar